Informe de filtración de datos en 2016 reveló cambios en las tendencias de los hackers

El informe BLI (Breach Level Index) reveló un cambio en los objetivos atacados por hackers, pues registró un aumento de 86% en los ataques dirigidos a grandes bases de datos de consumidores, como redes sociales, correos electrónicos o páginas de entretenimiento. Se cree que los hackers estarían prefiriendo atacar este tipo de objetivos para exigir dinero a las víctimas a cambio de devolverles la información que estas bases de datos almacenan. Adicionalmente, el informe denuncia la poca información que entregan las compañías afectadas por una vulneración, haciendo un llamado a los gobiernos para que legislen sobre el deber de transparentarlas y ponerlas en conocimiento de los afectados.